lunes, 16 de enero de 2012

El hermano mayor


No veo mejor forma de ignaugurar la sección musical desde Manchester que hablar del debut en solitario de uno de sus hijos pródigos. Noel Gallagher se libra de las cuerdas que le oprimían desde que perdió la hegemonía compositiva en Oasis y publica “High Flying Birds”.

Después de comprobar que no te has equivocado y has puesto un disco de Depeche Mode (menudo arranque tiene) te das cuenta de que tus temores son ciertos. Evolución poca o ninguna. Quizás hace más uso de arreglos de cuerda y de viento, pero por lo demás, igual. Mucho fueron criticados Oasis por lo mismo y parece que no aprende. Canciones buenas si, pero no puedes dejar a un lado la sensación de que las podría estar cantanto su hermano Liam. Parece que, en lugar de plantearse romper con la rutina, quiera dejar claro todo lo que es capaz de hacer, como si quisiera repartir un catálogo. No se espera eso de uno de los mejores compositores de la década de los noventa. De esta manera, “What A Life” parece un descarte del canto de cisne de su banda, el fallido “Dig Out Your Soul”, “Stop the Clocks” una descafeinada “Champange Supernova”, etc.

Siempre he tenido a Oasis como una debilidad. Aunque nunca pudieron superar sus dos primeros discos, me gustaron todos, y no penséis mal de mi si digo que aun no encuentro ni una sola razón para insultar el "Standing On The Shoulder Of Giants". Su separación no me pilló por sorpresa, después de que la decepción de su último disco me hiciera tragarme todo lo bueno que había dicho de ellos, mi sensación era que si se separaban mejor, la cosa solo podía ir para abajo. La cosas terminan, no se pueden evitar. Pero me esperaba mucho más de Noel ahora que no tenía a su hermanito molestando. Mis expectativas iban hacía muestras grandiosas de creatividad, hacia un Gallagher que nos recordara que hubo un tiempo en que nos dejó a todos la sangre helada y los pelos de punta. Pero no, aun nos deja a la espera, aguardando el día en que por fin nos haga ver que con "Wonderwall" y "Live Forever" solo estaba calentando.

En resumen, "High Flying Birds" es un disco que por si solo se sostiene bastante bien. Un debut extraordinario si olvidamos su etapa anterior. Nos puede hacer pasar un buen rato, pero acabará cogiendo polvo al final del cajón. Para que me entendáis, escuchar este disco es cómo volver al pueblo de tus abuelos, donde tantos buenos veranos has pasado, y ver que tus amigos se han hecho mayores igual que tu y que lo que ya no queda rastro de lo que hacíais antes. Te lo pasas bien, pero al final te hartarás y acabaréis hablando de lo bien que os lo pasabais antes.

Por si algún lector no sabe quien son Oasis, los discos "Definitely Maybe" y "(What The Story) Morning Glory?" son de los que te cambian la filosofía de vida.

Marcos

2 comentarios:

  1. siempre me gusto más Blur.......

    ResponderEliminar
  2. Joder, así da gusto. punto muy positivo para ti.

    ResponderEliminar